Ni Una Menos

2016 / 06 / 03

Viendo que se aproxima un nuevo “ni una menos” queremos volver a plantearnos ciertos interrogantes sinedo parte de un movimiento que tuvo en su historia peronista a mueres como Evita quien hace 68 años luchó fervientemente por el voto femenino y marcó un antes y un después en la historia de la participación de la mujer. Como Cristina la primera presidenta electa en la historia Argentina, quien tuvo una gestión en apoyo de los organismos de derechos humanos, individuales como por ejemplo las luchas como la de Susana Trimarco.

Aun así, si queremos decir ni una menos primero debemos preguntarnos ¿por qué a ellas? ¿Por qué no son casi 300 hombres por año los que mueren asesinados por mujeres? ¿Por qué femicidio? ¿Femicidio se le llama al asesinato provocado? ¿Provocado por una minifalda? ¿Por ser mujer? ¿Por ser menos que el hombre en los espacios de poder? ¿Por haber querido decidir sobre su cuerpo? ¿Por el alza de la voz ante un sometimiento? Como dijo Eduardo Galeano “ al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo.”

Se llaman Lola, Melina, Ángeles, Marina, María José, Micaela o Daiana. No fue porque andaban solas, ni porque les gustaba salir a boliches, ni por la ropa que usaban, tampoco por su clase social o la gente con la que se juntaban. No lo insinuaron ni lo buscaron, tampoco lo provocaron.

Cada 30 horas hay una víctima de femicidio, cada 30 horas se destruye una familia. Una de cada doce, tiene entre 12-18 años

Sin tener dudas de que estas mujeres y todas las mujeres fueron y son víctimas de un sistema que naturaliza la subordinación y por lo tanto la cosificación, manipulación, sometimiento, maltrato, servidumbre, sumisión y asesinato. Un sistema donde los medios masivos de comunicación lejos de tratar con el cuidado y respeto necesario el tema, han buscado justificar estos crímenes de la mano de la culpabilización de la víctima y rozando el “algo habrá hecho” que nos remite a las épocas más oscuras de nuestro país.

Actualmente Mauricio Macri dijo una menos cuando cerró el programa de atención a víctimas de delitos sexuales y lo gritó al dar por hecho que “A todas las mujeres les gustan los piropos, aunque les digan qué lindo culo tenés”.Le Recordamos que no hay Ni una menos sin la libertad de Milagro Sala. Presa por mujer, negra, indígena y haber hecho visible a los invisibles.

Por todo esto creemos que estas luchas que se llevan adelante desde cualquier espacio y territorio y deben tender a desandar estos caminos en pos de una mayor igualdad ante el derecho, y ante una sociedad que empieza a hacer visibles estas vulneraciones.

Share