1M

El 1 de marzo de 2015, fue un día histórico para la democracia, nuestra presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró ante la Asamblea Legislativa el 133 período de sesiones ordinarias. La jornada arrancó temprano y cerro con el discurso de la presidenta que duró casi cuatro horas, con un sumario interminable sobre la gestión que realizo este gobierno en los últimos 11 años, 1Mcuyos resultados están hoy representados en todo el pueblo argentino, notándose de los mismos a lo largo y ancho de la patria, siendo parte de estos la reestructuración de la deuda, el aumento a los jubilados, la estatización de Aerolíneas Argentinas, la recuperación de la política como herramienta de transformación social y la incorporación de los jóvenes a la misma que fue el pilar que nos permitió unirnos como país, entre otras muchas.

La jefa demostró a cualquier ciudadano agnóstico políticamente lo que han hecho estos gobiernos, el de Néstor y Cristina, haciendo de nuestro país un ejemplo de autonomía económica, de educación, de nuestra política energética y por sobre todo de nuestros derechos. No se sabe con qué vendrán mañana, pero de lo que se puede estar seguro es que el pasado domingo todos escucharon a nuestra presidenta; y todo su discurso llenó de orgullo y alegría a toda la patria, porque es algo difícil de negar que la Argentina está mejor, que el pueblo está mejor, y lo más positivo y difícil es que los números cierren con la gente adentro.

1MLa militancia va a seguir construyendo todos los días, todos los meses y todos los años hasta que no haya un solo pobre en esta queridísima patria. Las palabras de Cristina en la apertura de sesiones legislativas quedaran durante muchos años cristalizando del país que tenemos ahora, recordando el pasado, y pensando en el país del futuro, pero ni la militancia ni el pueblo olvidaran a Néstor y Cristina, próceres en lo que consta de la verdadera política Argentina y en la verdadera manera de construir.

Share